News

CNMV: UNA SUPERVISIÓN EN ENTREDICHO. Las no competencias con Fórum y Afinsa

IMANOL LUQUE Madrid 19/09/2016

Creada oficialmente en 1988, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es un organismo independiente, cuya labor más importante es supervisar las entidades cotizadas. Entre 1989 y 2014, su órgano sancionador concluyó más de 900 expedientes sancionadores. Las multas ascendieron a un total de 432 millones de euros.

 

Sin embargo, grandes sombras se ciernen sobre las labores de supervisión de la CNMV. Sombras explicadas por la evidencia de los hechos, por sus propios ex presidentes y por algunos expertos. Este artículo es una cronología narrada del regulador financiero. Se centra en los casos más llamativos. Los datos y los hechos muestran la falta de capacidad operativa de la CNMV y las injerencias políticas que ha sufrido y sufre.

Manuel Conthe fue presidente de la CNMV entre 2004 y 2007. No acabó su mandato, ya que dimitió en 2007 cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero autorizó la OPA a Endesa lanzada por Acciona y Enel sin atender el criterio del supervisor y, en especial, el de su presidente. Conthe se sintió deslegitimado por la decisión adoptada por el Ejecutivo y dimitió.

Sentado en la elegante cafetería del Hotel Wellington de la calle Velázquez de Madrid, Conthe relata su paso por la CNMV. A pesar de que sus problemas le sobrevinieron con los socialistas, dice que fue en el primer Ejecutivo de José María Aznar cuando se quebró la independencia de la que gozaba el órgano supervisor. "En la época de Aznar se rompió la independencia que tenía la CNMV, la prueba es que pusieron a un presidente que era bastante independiente, Juan Fernández Armesto, pero le empezaron a rodear de gente afín al gobierno", afirma Conthe.

Juan Fernández Armesto, presidente de la CNMV entre 1996 y 2000, responde a las preguntas en su despacho, ubicado en la octava planta de un distinguido edificio del madrileño barrio de Salamanca. Con tono afable, admite sin tapujos haber recibido presiones del entonces presidente del Ejecutivo, del ministro de Economía, del vicepresidente del Gobierno y de varios presidentes de las Comunidades Autónomas durante su etapa al frente del supervisor financiero. "Ninguno de los presidentes de gobierno ha respetado la no injerencia en la CNMV", dice con decisión este ex presidente del organismo supuestamente independiente.

"El gran problema que tienen los supervisores es que al final son puestos políticos, nombrados por políticos y sujetos a injerencias políticas en labores que deberían ser estrictamente técnicas", admite Fernández de Armesto.

El Consejo de la CNMV es el máximo órgano de dirección del supervisor. Está conformado por cinco consejeros: el presidente, el vicepresidente, un delegado del Banco de España y dos consejeros nombrados por el Gobierno.


1996-2001: GESCARTERA EL GRAN ESCANDALO
Tras diez años sin grandes contratiempos desde su creación, la CNMV se enfrentó a su primer reto en 1998, cuando la Agencia de Valores AVA quebró y destapó un agujero de más de 16.000 millones de pesetas, lo que a día de hoy serían unos 146 millones de euros, ajustando el valor a la inflación.

Apenas tres años después, otra agencia de valores llamada Gescartera pasaría del total anonimato a ser uno de los grandes escándalos. Salpicó a la entonces presidenta de la CNMV, Pilar Valiente, y al secretario de Estado de Economía, Enrique Giménez-Reyna.

Antes de ocupar la presidencia de la CNMV, Pilar Valiente había sido nombrada por el Partido Popular como consejera de esa comisión supervisora, cargo que ocupó hasta que la nombraron presidenta en el año 2000. Un año después, tuvo que dimitir tras hacerse pública su relación con varios imputados del caso Gescartera. Valiente fue ascendida en 2012 a número dos de la Oficina Antifraude del Ministerio de Hacienda.

El cerebro de la trama de Gescartera fue Antonio Camacho, quien en 2007 sería condenado a 11 años de prisión por apropiación indebida y estafa documental, de los que cumpliría sólo cuatro encarcelado. Desde 2011 disfruta del tercer grado.

Camacho fue el cerebro de una estafa piramidal que defraudó cerca de 50 millones de euros en 2001. Sus víctimas fueron la Iglesia Católica especialmente el Arzobispado de Valladolid, la Guardia Civil, la Policía Nacional y miles de pequeños ahorradores.

Juan Fernández de Armesto era el presidente de la CNMV cuando se realizaron varias inspecciones a Gescartera. En ellas se encontraron varias irregularidades, pero nunca descubrieron que Gescartera fuera una estafa piramidal como más tarde se desveló.

Aunque fuera nombrado por un gobierno liderado por el Partido Popular, Fernández Armesto nunca ocupó un cargo político. Su bajo perfil partidista hizo que se nombrara como vicepresidente a un político que lo tuviera controlado. Se trataba de Luis Ramallo. Antes de ocupar su cargo en la CNMV, había sido presidente de la Junta Regional de Extremadura y portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados.

"Camacho engañó a todo el mundo, y fue la CNMV quien tiró de la manta. Si miro para atrás, ¿me hubiera gustado tirar de la manta antes? Pues sí.", afirma Fernández Armesto.

El ex presidente de la CNMV cuenta como un ecónomo del Arzobispado de Valladolid cobró cerca de 930 millones de pesetas de Camacho para mentir ante la CNMV y afirmar que no faltaba dinero en sus cuentas. "A cambio de recibir el dinero, estuvo dispuesto a venir a la CNMV y mentir descaradamente. Esto le dio a Camacho unos meses para aplacar a la CNMV porque parecía que no faltaba dinero.", explica.

A raíz del escándalo de Gescartera, la CNMV se vio muy tocada en su imagen ya que el juicio demostró que tanto Pilar Valiente como Luis Ramallo habían recibido regalos por parte de Camacho. Ramallo admitiría más tarde en sede judicial haber recibido "encargos" por los que Camacho le regaló una maleta valorada en 119.000 pesetas, lo que a día de hoy serían más de 1.000 euros.

Por su parte, la documentación aportada por Loewe a la Comisión de Investigación de Gescartera del Congreso de los Diputados demostraría que Valiente recibió en el año 2000 otra maleta valorada en 194.500 pesetas por parte de Camacho. El precio de la maleta en 2016 sería de más de 1.600 euros.

Mientras bebe té con limón, el que fuera presidente de la comisión supervisora entre 2004 y 2007 admite que tanto el caso AVA como el de Gescartera dañaron mucho la imagen de la CNMV. "Todo el mundo la menospreciaba", admite Conthe.

En ambos casos, la CNMV salió totalmente absuelta. Aunque los abogados de la defensa intentaron que fuera imputada y que respondiera con su responsabilidad patrimonial, nada de eso ocurrió. El caso AVA sentó jurisprudencia y desde entonces nunca se ha condenado a la CNMV para que respondiera por sus supuestos errores.

"Esta jurisprudencia considera que aunque la CNMV incumpla sus obligaciones de supervisión, no tiene que responder del daño causado", dice Fernando Zunzunegui, abogado y catedrático de Derecho Mercantil. Y opina: "Esto no permite el control de la actuación de la CNMV, así que se creen inmunes".

La sentencia del caso AVA contó con un voto particular del magistrado Luis María Díez-Picazo: "si a la Comisión se le atribuyen dichas funciones supervisoras, inspectoras y sancionadoras con la finalidad antedicha, pesa sobre la misma la obligación de responder por los daños derivados de su inactividad".

2002-2007: LAS NO COMPETENCIAS DE LA CNMV
Afectados por Forum Filatélico, Afinsa y Bosques Naturales protestan frente al Congreso de los Diputados.
Tras la dimisión de Pilar Valiente en el año 2001 por el caso Gescartera, Blas Calzada asumió la presidencia. Admite haberse encontrado una situación de conmoción a su llegada al supervisor.

El vallisoletano Calzada estuvo al frente del regulador financiero hasta 2004. Durante su época no hubo grandes escándalos. "Mi experiencia en la CNMV fue bastante buena, la gente estaba preparada", comenta. Calzada también hace referencia a la designación política del Consejo de la CNMV, lo que a su parecer es un grave problema.

En 2004, José Luis Rodríguez Zapatero ganaba las elecciones generales. Entonces, el Gobierno socialista nombró a Manuel Conthe presidente de la CNMV. Antes de llegar a ese puesto, había sido director del Tesoro entre 1988 y 1995, y luego nombrado secretario de Estado de Economía por Felipe González. Conthe no disfrutó de la placidez del mandato de Blas Calzada.

El 7 de mayo de 2016, alrededor de 2.000 personas salían de la estación de Atocha en Madrid en una manifestación que tenía como destino el Congreso de los Diputados. La marcha convocada por la Asociación de Usuarios de Banca, Cajas y Seguros (ADICAE) exigía que el nuevo gobierno que saliera de las elecciones generales del 26 de junio, tomara medidas para que los afectados por las estafas de Fórum Filatélico, Afinsa y Arte y Naturaleza recuperasen lo invertido.

Gerardo Fernández y Amparo Martín están actualmente jubilados. Antes de jubilarse, invirtieron sus ahorros en Fórum Filatélico, unos ahorros conseguidos trabajando duramente en hostelería. No quieren hablar de la suma de dinero que perdieron, aunque admiten haber recuperado un 20%.

También es el caso de Elvira Fraile, vallisoletana que en los años 90 invirtió su dinero en la estafa filatélica. Durante años fue recuperando lo invertido con intereses abonados, pero recolocaba el dinero ganado de nuevo en la trama y acabó perdiéndolo casi todo.

Son casos que se repiten y que afectan en su mayoría a trabajadores actualmente jubilados que invirtieron sus ahorros en Fórum Filatélico y Afinsa. Antonio Díaz también es uno de ellos. Sin perder la sonrisa, afirma: "Vamos a morir sin cobrar nuestro dinero".

Diez años después de que los casos de fraude masivo de Fórum Filatélico y Afinsa se hicieran públicos, los perjudicados siguen saliendo a la calle para reclamar la devolución del cien por cien de lo invertido. En el caso de Fórum, han recuperado el 20% por ciento; en el de Afinsa sólo un 10 por ciento.

"En el tema de Fórum se lavaron absolutamente las manos diciendo que no se trataba de una inversión financiera, lo que es objeto todavía de discusión en los tribunales", dice Manuel Pardos, presidente de la Asociación para la Defensa de Consumidores y Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (ADICAE). Se refiere a la CNMV y al Banco de España.

En 2003, el Ministerio de Economía, dirigido por Rodrigo Rato, traspasó las competencias de supervisión sobre captación de ahorro en bienes tangibles al Ministerio de Sanidad y Consumo y a las Comunidades Autónomas. Bienes tangibles eran, por ejemplo, los sellos del caso de Fórum Filatélico.

Para Manuel Conthe, presidente de la CNMV, cuando estallaron los casos de Fórum Filatélico y Afinsa, la elección de los departamentos de consumo de la Comunidades Autónomas como organismos con competencia para supervisar a esas entidades, fue una decisión para lavarse las manos. Conthe señala que los supervisores financieros eran los encargados de descifrar lo que había pasado, pero alguien tomó la decisión de apartarlos de la investigación y pasó la competencia a las Comunidades Autónomas. "Eso y nada era lo mismo", afirma Conthe.

En 2009, la entonces directora del Servicio de Reclamaciones de la CNMV, Gloria Bombín, declaró ante el juez Baltasar Garzón que el control de Fórum y Afinsa era competencia del órgano supervisor, ya que en 1999 tramitó dos reclamaciones sobre estas entidades.

Pero Blas Calzada, presidente de la CNMV por entonces, dice que Forum Filatélico y Afinsa no eran competencia del regulador y afirma que lo que dijo Bombín en sede judicial fue una mera opinión personal. "Ni así lo creía el Consejo, ni lo estipulaba la legislación", señala Calzada.

2008-2016: BANKIA, PREFERENTES SIN PREFERENCIA, Y OTROS GRANDES CASOS
En 2007, Julio Segura asumía la presidencia de la CNMV tras la dimisión de Conthe, cargo que ocuparía hasta 2012. La etapa de Segura estuvo marcada por permitir a bancos y cajas comercializar las participaciones preferentes y la salida a bolsa de Bankia en 2011.

Durante la presidencia de Conthe, las preferentes se habían dejado de comercializar, ya que según el propio ex presidente de la CNMV, "el nombre era engañoso, y no era un producto que se debiera vender por ventanilla". Agrega: "Llamar a eso preferente es como decir que el que va penúltimo de Liga tiene una posición preferente porque hay otro que va de farolillo rojo".

Pero el propio Conthe admite que no había base jurídica para cancelar la emisión de las participaciones preferentes: "En aquella época, a las bravas, no autorizamos la emisión. Podrían haber presentado una querella por prevaricación porque la base jurídica era muy frágil".

El 20 de julio de 2011, Bankia salía a bolsa a un precio de 3,75 euros por acción. Para el abogado Fernando Zunzunegui, ese hecho fue la actuación más escandalosa de la CNMV. Explica que Fernando Restoy ocupaba la presidencia de la CNMV por baja de Segura. Restoy era el delegado del Banco de España en la CNMV. Sostiene el letrado que el Banco de España conocía la grave situación que atravesaba Bankia: "Permitieron que saliera a bolsa con unas cuentas que ahora sabemos que eran falsas".

En octubre de 2012, Elvira Rodríguez sustituía a Julio Segura al mando de la CNMV. Venía ocupando cargos relacionados con la gestión de gobiernos del Partido Popular desde 2000. Entre otros, había sido ministra de Medio Ambiente entre 2003 y 2004.

Apenas cinco meses después de asumir el cargo, la presidenta se enfrentaba al primero de sus grandes retos: Pescanova, S.A., la multinacional gallega de productos pesqueros declaraba que tenía una deuda oculta de más de 3.000 millones.

Asimismo, en julio de 2014, al otro lado del Atlántico una firma de análisis de inversión llamada Gotham City Research publicaba un informe en el que denunciaba que el 90% de la contabilidad de Gowex era falsa. El propio presidente, Genaro García, admitía días después ante su consejo de administración que las cuentas de los cuatro ejercicios anteriores estaban falseadas. En la Audiencia Nacional reconoció que el falseamiento se remontaba a 2004.

Ni la CNMV, ni otros órganos e instituciones españolas fueron capaces de ver lo que Gotham City pudo ver desde Estados Unidos.

Un año después, el 25 de noviembre de 2015, se destapaba también que la compañía de energías renovables Abengoa tenía una deuda mayor que la admitida y la CNMV suspendía durante unas horas su cotización en bolsa.

Manuel Pardos es presidente de ADICAE, asociación que organizó la manifestación que recorrió las calles de Madrid en junio de 2016 para reclamar la devolución del dinero a los afectados de Fórum, Afinsa y Arte y Naturaleza. Tras el acto, una vez que la mayoría de asistentes se había marchado, Pardos afirmó que desde 1998 la sucesión de escándalos de la comisión supervisora es constante y que eso "es el fracaso del Banco de España y de la CNMV, y en última instancia de los ministerios de Economía que han ido pasando". Añade con sorna: "Les saltan los escándalos y dicen «bueno, yo me voy y no me acuerdo»".

Como telón de fondo, los últimos de la manifestación gritaban consignas como "sí se puede, pero no quieres" o "en este país no hay justicia"

Una de las asistentes a la manifestación, Magdalena Sanz, invirtió 72.000 euros en Fórum y 60.000 en Afinsa. Como el resto de afectados que reclamó, ha recuperado un 20% en Fórum y un 10% en Afinsa, pero quiere que le devuelvan todo el dinero ahorrado durante 40 años de arduo trabajo. "Llevo diez años con esto y lo estoy pasando fatal, es un sinvivir y no le veo solución", afirma Sanz. Pero rápidamente cambia el gesto y matiza: "Me veo con fuerza para seguir luchando"