News

Cómo la idea de desmantelar Fórum y Afinsa comenzó con José Luis Rodríguez Zapatero en el año 2004, dos años antes de la intervención judicial

8 mayo 2017. El Extra Confidencial.

Con relación a Afinsa, el 21 de julio de 2005, mediante un escrito firmado por el Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Manuel Moix, se incoan las primeras Diligencias de Investigación. Sin embargo, ni Afinsa ni Fórum son, en esas fechas, objeto de dichas Diligencias, sino uno de los proveedores filatélicos de Afinsa, Francisco Guijarro Lázaro, investigado por un presunto delito contra la Hacienda Pública referido al impuesto sobre Sociedades, ejercicio 1999, contra las mercantiles Francisco Guijarro Lázaro y Guijarro Lázaro, SL. Contra la empresa Afinsa, en términos de diligencias de investigación, no hay nada.

El calvario de las casi 500.000 familias arruinadas por la intervención de las filatélicas Fórum y Afinsa, comenzó mucho antes del 9 de mayo de 2006. Salvo algún que otro privilegiado que fue avisado con antelación de los hechos que tendrían lugar, posibilitando con ello que pudiera rescatar el importe de sus contratos de inversión, nada sabían los clientes de lo que se estaba preparando contra las dos empresas. Nadie podía imaginar que, siguiendo el mandato del gobierno socialista, tal y como consta en un documento circulado por la propia Ejecutiva Federal del PSOE, (Revista Puntos de Vista del 19 de mayo de 2006), tan solo diez días después de la intervención, una orden directa del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero culminaría en su ruina, a causa del cierre y clausura de la actividad de las dos empresas filatélicas en las que habían invertido, de manera completamente lícita, mediante la compra de filatelia.

Sería a comienzos del año 2004 cuando, bajo el gobierno del Partido Socialista, comenzarían a posicionarse las distintas administraciones en contra de la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, aprobada durante la legislatura del Partido Popular. Dicha Ley pasó ampliamente el trámite en el Congreso, pero no llegó a pasar el del Senado. Los socialistas se negaron a recoger en el Reglamento el desarrollo de la Disposición Adicional 4ª de dicha ley, que establecía claramente que las empresas de bienes tangibles eran mercantiles y por tanto No financieras.

¿Cuándo da comienzo el acoso a las filatélicas?
Con relación a Afinsa, el 21 de julio de 2005, mediante un escrito firmado por el Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Manuel Moix, se incoan las primeras Diligencias de Investigación. Sin embargo, ni Afinsa ni Fórum son, en esas fechas, objeto de dichas Diligencias, sino uno de los proveedores filatélicos de Afinsa, Francisco Guijarro Lázaro, investigado por un presunto delito contra la Hacienda Pública referido al impuesto sobre Sociedades, ejercicio 1999, contra las mercantiles Francisco Guijarro Lázaro y Guijarro Lázaro, SL. Contra la empresa Afinsa, en términos de diligencias de investigación, no hay nada.

Sin embargo, las cosas iban a cambiar un par de meses más tarde y, a partir del 19 de septiembre de 2005, para ser más exactos, fecha en la que la Fiscalía, en un Informe-Resumen-Propuesta, firmado por el fiscal Luis Pastor Motta, abriera finalmente Diligencias Previas de Investigación sobre Afinsa.

Y lo hace apoyándose en los hechos referidos al proveedor Guijarro Lázaro, pero también, y esto resulta especialmente relevante, al recoger en su escrito algunos elementos de una denuncia interpuesta mediante carta enviada a la propia Fiscalía General del Estado, por un ciudadano norteamericano, Louis Corrigan, bróker de Kingsford Capital, un gestor de fondos buitre norteamericano, con sede en Atlanta.

Denuncia de un ciudadano norteamericano presentada en un mes inhábil
En el documento de Diligencias que lleva la firma del fiscal Pastor Motta, sin juicio previo ni pruebas fehacientes que lo ratifiquen, ya quedan recogidas aseveraciones tales como que “la actividad de Afinsa consiste en la captación de ahorro público mediante unos contratos de venta de sellos de inversión equivalentes, atendida su verdadera causa y la forma en la que se llevan a cabo las operaciones a préstamos retribuidos”.

Y es aquí donde comienzan a abrirse importantes interrogantes. ¿Cómo es que la Fiscalía acepta la denuncia de un ciudadano norteamericano, presentada durante el mes de agosto, inhábil a los efectos de recepción de denuncias, en la que no señala domicilio alguno registrado en España a efectos de notificaciones?

La respuesta la encontramos en el contenido de la propia carta y en la denuncia y documentos anejos enviados al Fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en la que se cita el siguiente párrafo: “al no haber señalado el denunciante domicilio en España a efectos de notificaciones, aunque si una persona de contacto en una organización española y no constar el medio de remisión de los escritos, la Fiscalía General del Estado no ha acusado recibo de dicha denuncia”. Aunque se hace constar que la denuncia no ha sido admitida a trámite, en realidad sí lo ha sido, puesto que tanto la carta de Corrigan, como los documentos anejos a ella, quedan incorporados al Documento de Diligencias Previas, que da origen a la investigación.

El papel de la OCU
Dicho lo anterior, y siguiendo el párrafo más arriba reseñado, el otro interrogante que se plantea es: ¿Qué contactos tenía la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), organización a la que se refiere el denunciante Corrigan en su carta-denuncia, con un Fondo Buitre norteamericano y hasta qué punto era estrecha esa relación como para dejar el correo de Ileana Izverniceanu, directora del Departamento de Comunicación de dicha organización de consumidores española, como persona de contacto?

Por otra parte, y entre otras cuestiones interesantes que merecen ser objeto de posterior investigación, todo apunta a que este ciudadano norteamericano disponía de información privilegiada, al anticipar en su carta que, Lloyd’s, habría cancelado aparentemente el contrato de seguros de Afinsa, hecho este que, como se verá, finalmente sucedió.

Denuncia de la Agencia Tributaria
La segunda denuncia va a proceder esta vez de un Informe emitido por la Agencia Tributaria, quién actúa, recordémoslo a instancias de propio Gobierno socialista. Firmado por la Actuaria de Hacienda, María Teresa Yabar Sterling, en él recalifica a las empresas filatélicas como financieras.

En cuanto al proceder de la AEAT, a través del Informe elaborado por su Inspectora, conviene destacar que estaríamos ante una vulneración del principio de los actos propios por parte de dicha Administración, por cuanto durante más de 25 años la AEAT ha admitido la tributación de ambas empresas como mercantiles; es decir, con la aplicación de su IVA e Impuesto de Sociedades correspondientes, siendo considerados, a su vez, los beneficios obtenidos por los clientes mediante la venta de su filatelia, como plusvalías.

Por otra parte, y esto es importante, Hacienda no tiene atribuciones ni competencias para cambiar la calificación de las Empresas. Su misión es recaudar y punto. Pero se admite el referido informe redactado por dicha señora, muy en contra del que emitió el director de los Servicios Jurídicos de Hacienda, Maximino Linares y jefe superior de la inspectora quien, en respuesta a la petición que le hace la propia señora Yábar, y en referencia a las actividades llevadas a cabo por Afinsa, determina que no existe estafa ni siquiera en grado de tentativa.

Orden de contemporizar la investigación
Por último, resulta interesante destacar que, durante el último trimestre de ese mismo año, 2005, se reciben instrucciones, por parte de la Fiscalía, de contemporizar la tramitación de todo lo necesario para intervenir las compañías, reactivando posteriormente las actuaciones, ya en 2006, que culminarían con la intervención de las dos empresas el martes 9 de mayo de ese mismo año. Como otra pieza a encajar en este inquietante puzle, plagado de interrogantes sin respuesta, nos encontramos con que, para esa fecha, ninguna de las dos compañías contaba ya con la cobertura de la póliza de seguros que, durante años, tenía contratada con Lloyd´s.

La póliza de Fórum había vencido el 31 de diciembre de 2005, negándose el consorcio asegurador a renovarla, en tanto que, el 30 de abril del 2006 -tan solo nueve días antes de la intervención-, venció la de Afinsa. Tal y como avanzó Louis Corrigan en su carta denuncia, tampoco se renovó.

El caso Fórum- Afinsa, la historia interminable… por el momento.