Noticias Judiciales

Declaran culpables a los ex gestores de Afinsa y les obligan a devolver 1.823 millones de euros

EL MUNDO - MARISA RECUERO - Madrid 06/10/2014

Ocho años después, la quiebra de Afinsa -una de las empresas que, junto con Forum Filatélico, estafó a más de 450.000 personas- ya tiene responsables. Juan Antonio Cano Cuevas, Vicente Martín Peña y Carlos de Figueiredo Escribá son «culpables» de la quiebra de esta sociedad y de dejar un 'agujero' patrimonial de casi 1.825 millones de euros.

El juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid los acusa de «la incorrecta contabilización de las cantidades entregadas por los clientes y la sobrevaloración de los sellos» y les obliga a devolver los bienes y derechos que hayan obtenido indebidamente del patrimonio de la empresa. En caso de que la deuda de la empresa no pueda cubrirse con la liquidación de la misma, cada uno de ellos tendrá que abonar el 33,333% de la cantidad que se precise para satisfacer el total de los créditos concursales que no resulten satisfechos.

Se trata del ex presidente de Afinsa, su ex director general y un ex consejero -hijo de Albertino de Figueiredo, propietario de un 50% del grupo filatélico-, respectivamente, que quedan, además, inhabilitados durante 15 años para administrar bienes ajenos, representar a cualquier persona o tener un cargo en compañías mercantiles o industriales. 

El juzgado decidió absolver al fundador de Afinsa, Albertino de Figueiredo, al no quedar acreditado que ejerciera como administrador en los dos años anteriores a la declaración concursal. Es más, absolvió también a los colaboradores y cooperadores demandados por el Ministerio Fiscal al no resultar tampoco acreditada su participación en los hechos.

El 9 de mayo de 2006, 300 agentes de la Policía Nacional entraron en 17 sedes de Forum y Afinsa, sociedades de inversión en bienes tangibles (sellos), y en los domicilios de sus directivos. Sólo los afectados de Afinsa fueron más de 190.000 personas.

El 'caso Afinsa' también pasó por la Audiencia Nacional. Cano Cuevas, Martín Peña y De Figueiredo estuvieron imputados, junto con Albertino de Figueiredo y Francisco Guijarro (proveedor de sellos), por presuntos delitos de estafa, insolvencia punible, administración desleal, contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales y falsificación en documento.