Noticias Judiciales

Condenados 20 acusados en el caso Fórum Filatélico a penas entre los 6 meses y los 12 años de prisión

20 MINUTOS. 13/07/2018   La Audiencia Nacional ha condenado a penas entre los 6 meses y los 12 años y 4 meses de prisión a 20 de los 27 acusados en el caso de la estafa piramidal de Fórum Filatélico.

El expresidente de Fórum, Francisco Briones, ha sido condenado a 12 años y 4 meses y a casi 50 millones de multa; los cuatro miembros del Consejo de Administración que fueron juzgados han sido absueltos. El tribunal considera en su sentencia a la entidad como el "paradigma de las estafas piramidales".

 

El fallo da por probado que, entre 1998 y 2006, Fórum Filatélico "desarrolló un negocio de captación masiva de dinero procedente de pequeños ahorradores" mediante la inversión en sellos. Su mercado era "cerrado" y "ajeno al del coleccionismo y llegó a aglutinar a 268.804 clientes, 393.754 contratos y 3.000 millones de euros.


"El negocio producía pérdidas constantes fruto del compromiso de recompra con intereses y a que la única fuente de ingresos era el dinero de los inversores", dice, "por ello, Fórum solo era capaz de mantener la actividad reteniendo a los inversores para que renovaran sus contratos y captando nuevos clientes".

La Audiencia Nacional explica que Fórum Filatélico intentaba aparentar beneficios y "solidez del negocio", por ello elaboraba sus cuentas "ocultando las obligaciones de recompra con los clientes".

Todas las decisiones, añade, "fueron adoptadas por el presidente y consejero delegado -Fernández Prada hasta 2001, que fue fundador de la compañía en 1979 y presidente de la primera época y Briones Nieto después- y por un administrador de hecho, José Manuel Carlos Llorca Rodríguez, quien se encuentra en rebeldía".

Fórum tenía una estructura visible y "otra clandestina", apunta, "que operaba en secreto, detrás de personas jurídicas que se ocultaban unas a otras aprovechando paraísos fiscales". Según los jueces, sus respondables diseñaron "una compleja red de sociedades radicadas en diversos países" que se interponían entre el proveedor de los sellos y ellos.

Esto causó un perjuicio a la empresa de más de 56 millones de euros entre 1999 y 2005. Asimismo, idearon otro sistema por el que la empresa "volvía a pagar una y otra vez por los mismos sellos", y así "detrajeron más de 213 millones de euros desde mayo de 2000". El dinero desviado fue reintroducido en el mercado financiero.