Noticias Nacionales

El cerebro de Fórum intentó limitar la investigación de la Audiencia Nacional

Madrid, 15 abr (EFE).- La Fiscalía Anticorrupción ha confirmado que Fórum Filatélico, intervenida hace casi cinco años, estaba controlada por el blanqueador de capitales Carlos Llorca, que dio instrucciones a uno de sus colaboradores en España para intentar que la Audiencia Nacional investigara sólo la estafa a los clientes.
Así figura en una pieza que ha permanecido secreta durante casi cuatro años y que ha servido para investigar parte del entramado y sociedades de Llorca a raíz de la declaración de un testigo protegido, que dio pie a registros e intervenciones telefónicas y de comunicaciones escritas.
Las pesquisas realizadas han permitido obtener correos electrónicos atribuidos a Llorca, en los que, según la interpretación del Ministerio Público, hizo indicaciones para "lograr el control remoto" de la investigación penal sobre Fórum Filatélico, que incluían la posibilidad de pagar para obtener la libertad de los querellados, la remoción del administrador judicial, el desbloqueo de cuentas y el archivo de la causa.
Si ese plan fracasaba, Llorca, que está huido de la justicia, pedía a su colaborador José Ramón Iglesias que negociara para "que se reduzcan los motivos al único de estafa en cuanto a la operativa con clientes, etc... dejando totalmente olvidado todo lo demás: filiales, proveedores, amigos y relacionados".
Con ello pretendía que "ni directa ni indirectamente se metan con personas que no deben porque por cualquiera de esas otras vías pueden aparecer relaciones que no interesa que aparezcan".
Según los escritos de Anticorrupción, esos correos "permiten confirmar la estrecha vinculación de Carlos Llorca con Fórum Filatélico y sus filiales, así como la existencia de diversos intereses cruzados entre éste y Francisco Briones", el expresidente de la empresa de inversión en bienes tangibles.
En cambio, la defensa de Briones sostiene que la documentación que obra en la pieza "refuerza la distancia" entre Llorca y el expresidente de Fórum Filatélico, que no se ha visto "salpicado" personalmente ni indirectamente a través de personas de su entorno por la investigación del supuesto entramado de blanqueo de capitales del prófugo, que vive en Venezuela.
En declaraciones a Efe, los abogados defensores de Briones añadieron que la supuesta influencia de Llorca sobre el expresidente "no se ha materializado", ya que no le llegó a imponer un letrado de su confianza, contrariamente a lo que afirma Anticorrupción.
El Ministerio Fiscal también cree haber reforzado su tesis de que Fórum Filatélico sirvió para que Llorca y Briones consiguieran "una mutua complacencia en la satisfacción de sus respectivos intereses", según se refleja en los informes recogidos en la pieza.
En un escrito para contrarrestar los argumentos del Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (SEPBLAC), aportado por el testigo protegido y atribuido a Llorca, éste explica unas operaciones inmobiliarias que supuestamente Briones realizó en su favor a través de Fórum Filatélico.
Esas transacciones conllevaron un ingente pago de impuestos "que ya lo compensaríamos con otros negocios que pudiéramos hacer en el futuro", dice Llorca.
En esa comunicación también relata cómo el antiguo presidente de Fórum Jesús Fernández Prada le vendió las participaciones de su sociedad patrimonial, que tenía las acciones en la empresa de inversión en bienes tangibles.
"No hay ninguna duda de que Francisco Briones compró las acciones a Carlos Llorca" en 2002, concluye Anticorrupción, que cree que Briones podría estar saldando la deuda "con las ganancias derivadas de las operaciones que el propio Carlos Llorca le propone".
De hecho, el prófugo explica que una sociedad de Briones "fue ganando dinero con algunas operaciones inmobiliarias y pagando una fortuna en impuesto de sociedades para después poder anticipar pagos a cuenta de la deuda total por las acciones" de Fórum que le compró.
La intervención de Fórum Filatélico y Afinsa, que se produjo en mayo de 2006, afectó a cerca de 450.000 personas, que recuperarán como máximo el 25 por ciento de sus inversiones dada la presunta estafa cometida por ambas empresas. EFE