Noticias Nacionales

El 'cerebro' de la estafa de Fórum Filatélico ayudó a Urdangarín a blanquear dinero de Nóos

EL CONFIDENCIAL. 3-1-2013

José Manuel Llorca, el cerebro de la estafa de Fórum Filatélico y uno de los delincuentes más buscados por la policía, fue uno de los asesores en la sombra que ayudó a Iñaki Urdangarín y su exsocio Diego Torres a tejer una red de blanqueo de capitales para desviar a paraísos fiscales los fondos obtenidos por el Instituto Nóos. Llorca, acusado de lavar el dinero negro de narcotraficantes, vendedores de armas y grandes fortunas, está en busca y captura desde 2007, y se cree que actualmente reside en Venezuela bajo una identidad falsa. Fuentes muy cercanas a la investigación judicial del llamado caso Urdangarín han revelado a El Confidencial que el abogado barcelonés Salvador Trinxet, imputado en la causa como presunto urdidor de la trama de evasión fiscal utilizada por Urdangarín y Torres, recurrió a Llorca, un viejo conocido y experto como él en navegar por las cloacas del sistema financiero, para diseñar una red de empresas tapadera en el extranjero al servicio del duque de Palma y su exsocio. Este diario trató ayer, sin éxito, de contactar con Trinxet, experto en fiscalidad internacional, para recabar su versión de los hechos.

Casi siete años después de que la policía irrumpiera, en mayo de 2006, en las oficinas de Fórum Filatélico por orden del juez, los peritos han logrado desentrañar el entramado societario internacional construido por sus gestores, que estafaron casi 3.000 millones de euros a decenas de miles de clientes de la sociedad. Ésta prometía unas rentabilidades fijas muy elevadas mediante la revalorización de los sellos en los que supuestamente invertía el dinero de los ahorradores que les confiaron sus fondos. Al frente del centenar de sociedades proveedoras interpuestas de Fórum Filatélico estaba el ahora prófugo Llorca, considerado el auténtico cerebro de aquella estafa piramidal y uno de los mayores blanqueadores de dinero negro del mundo.

Su amigo Trinxet trató de hacerse en 2009 con el control de Afinsa, una sociedad filatélica también intervenida judicialmente en 2006 tras otra colosal estafa, mediante la presentación de un convenio que prometía devolver el 50% de las inversiones en un plazo de cinco años, y que fue rechazado por el juez que tramita el concurso de acreedores. Para adquirir la filatélica, Trinxet constituyó la sociedad America Energy & Mining, que comparte domicilio social en el condado de Surrey, al sur de Londres, con De Goes Center for Stakeholder Management LTD, la compañía fantasma a través de la que Urdangarín y Torres blanquearon los fondos de Nóos.

El asesor del asesor

Llorca, al que algunos han bautizado como el banquero del crimen por la procedencia mafiosa de muchos de sus clientes, fue el asesor del asesor del Instituto Nóos. Es decir: el experto en ingeniería financiera que aconsejó puntualmente a Trinxet cómo ocultar los fondos millonarios que Urdangarín y Torres captaron fraudulentamente de las administraciones públicas. Según las fuentes consultadas, Llorca, nacido hace 63 años en la localidad catalana de La Seúl d'Urgell (Lleida), recomendó a Trinxet crear varias sociedades durmientes en paraísos fiscales para evadir la fortuna de los entonces socios, pero tuvo buen cuidado en no aparecer en ninguna de esas operaciones.

El primer paso fue constituir De Goes Center for Stakeholder Management LTD a comienzos de 2006, meses antes del estallido del caso Fórum Filatélico y de que Llorca pusiera tierra de por medio. De Goes nació bajo el paraguas del Grupo Braxton, el vivero de empresas tapadera propiedad de Trinxet en el condado de Surrey. A continuación se creó en Barcelona una firma espejo de la británica para justificar el flujo de dinero de Nóos entre España y Reino Unido, y para ello Llorca aconsejó a Trinxet que recurriera al valenciano Ramón Cerdá, propietario de la empresa Sociedades Urgentes, especializada en vender firmas ya registradas y sin ninguna actividad.

Siguiendo el consejo de Llorca y Trinxet, Urdangarín y Torres compraron a Cerdá la sociedad durmiente Novosfera Asociados 21 y la rebautizaron como De Goes Center for Stakeholder Management, despojada ya del apellido LTD y convertida ahora en una S. L. Al frente de la misma colocaron a Mario Sorribas, también imputado y que figura como apoderado de Aizoon S. L., la inmobiliaria que comparten al 50% el duque de Palma y su esposa, la infanta Cristina de Borbón. Las fuentes consultadas aseguran que Llorca ya había recurrido anteriormente a Cerdá para dar cobertura aparentemente legal a las redes de blanqueo de capital orquestadas por el cerebro de Forum Filatélico.

Hasta 500 sociedades 'fantasma'

Según esas fuentes, Llorca proporcionó a Urdangarín y Torres, a través de Trinxet, el listado con cerca de 500 sociedades fantasma en paraísos fiscales que la policía intervino durante el registro de la sede del Instituto Nóos. Los investigadores no saben cuántas de esas sociedades fueron utilizadas por los dos exsocios para desviar al extranjero los beneficios obtenidos, pero lo cierto es que fue así como, primero, De Goes Center comenzó a cobrar a Nóos facturas millonarias por trabajos ficticios o nunca realizados, dinero que luego fue desviado a la matriz londinense de la sociedad y más tarde a otras empresas fantasma creadas en paraísos fiscales como Belice, Panamá o Delaware (EEUU), además de Suiza, Luxemburgo o Costa Rica.

Trinxet es uno de los muchos imputados por el juez José Castro, instructor del caso Urdangarín, pero Llorca, que siempre actuó entre bambalinas, ha logrado hasta ahora salir indemne de los numerosos casos de corrupción en que se ha visto envuelto, entre ellos la Operacion Malaya -el saqueo de las arcas públicas de Marbella- y la Operación Ballena Blanca, una compleja red de blanqueo de capitales a través de un bufete de abogados marbellí. Huyó de España a finales de 2006 o comienzos de 2007 provisto de varios pasaportes y otras tantas identidades, y según publicó en 2010 el semanario Interviú, se ha sometido a varias operaciones de cirugía plástica para despistar a la policía. Por ahora le ha dado esquinazo.