Noticias Nacionales

¿Qué diferencia al que invirtió en Fórum y Afinsa y a quien lo hizo en preferentes?

- Fórum y Afinsa resultaron ser una estafa piramidal
- Vendían sellos con pacto de recompra, un 'quasi-depósito'
- El Banco de España no intervino pese a ello
- Las preferentes estaban reguladas por el Banco de España y la CNMV
- Algunos afectados desconocían sus riesgos: pensaban que eran depósitos
- La CNMV no supervisó su venta a analfabetos y enfermos de Alzheimer

 

Javier González | EL MUNDO - Madrid 09/05/2013 

 

"Los poderes públicos garantizarán la defensa de los consumidores y usuarios, protegiendo, mediante procedimientos eficaces, la seguridad, la salud y los legítimos intereses de los mismos", artículo 51.1 de la Constitución Española.

El 9 de mayo de 2006, una investigación de la Agencia Tributaria provocó la intervención de Fórum Filatélico y Afinsa por delitos contra la hacienda pública, blanqueo de capitales, administración desleal, insolvencia punible y falsedad documental. Había descubierto que más de 480.000 inversores estaban atrapados en una estafa piramidal de unos 4.800 millones de euros.

Siete años después, cientos de miles de ciudadanos han perdido sus ahorros en otra polémica inversión: las participaciones preferentes. Sólo los bancos nacionalizados (BFA-Bankia, NCG Banco, Catalunya Banc) colocaron este producto financiero entre más de 400.000 clientes, mientras que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) calcula que en mayo de 2011, hace ya dos años, había 30.000 millones invertidos en preferentes de todo el sistema financiero.

De momento, los afectados por Fórum y Afinsa han recuperado en torno a un 10% de lo invertido, mientras que en el problema de las preferentes hay dos casos: el que desconocía su naturaleza y la entidad no se la explicó, que recuperará lo invertido; y el que sabía que era una inversión de riesgo, que sufrirá la quita ordenada por el Fondo de Reestructuración Bancaria Española (FROB), en algunos casos de hasta el 70%, y su canje por acciones del banco u otro activo.

"La comparación entre la colocación inadecuada de participaciones preferentes y las supuestas inversiones en sellos a través de Fórum y Afinsa es equivocada", afirma Manuel Conthe, ex presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (2004-2007) y ex vicepresidente para el sector financiero del Banco Mundial, entre otros cargos.

Frente a la inversión en preferentes, producto autorizado y supervisado por el Banco de España y CNMV, se sitúan los casos de Fórum y Afinsa, donde los ahorradores decidieron "por su cuenta y riesgo" adquirir sellos a unas sociedades que no estaban sujetas a supervisión financiera.

No obstante, en su opinión ambos casos comparten un mismo error: la "falta de celo" de los supervisores financieros "en el desempeño de su función de protección de los legítimos intereses económicos de los ciudadanos", un fin consagrado en la Constitución.

 

Los errores con Fórum y Afinsa

La Audiencia Nacional eximió al Estado de indemnizar a los afectados de Fórum y Afinsa en 2010, cuando argumentó que la actividad de estas empresas, de naturaleza mercantil, no dependía de la supervisión de las autoridades financieras. Es decir, del Banco de España y la CNMV.

El negocio, antes de saberse que era una estafa piramidal, consistía en teoría en que las dos filatélicas vendían sellos con un pacto de recompra a mayor precio en el futuro, gracias al cual los inversores obtenían un beneficio fijo que superaba el 7%. "Estaban en el fondo captando cuasi-depósitos", afirma Conthe. Aunque fuesen sociedades mercantiles de compraventa de bienes tangibles, Fórum y Afinsa ofrecían un producto de ahorro e inversión respaldado por estos activos.

Las dos empresas incumplieron así el artículo 28 de la Ley de Disciplina e Intervención de las Entidades de Crédito, pues esta actividad está reservada a las entidades financieras. Por ello, el Banco de España se equivocó "por omisión" al no prohibirla a sociedades mercantiles, en opinión de Conthe.

¿Por qué no intervino entonces la CNMV? por una "bochornosa" actuación del Gobierno en 2003 y su grupo parlamentario, explica. Un año después de quebrar Bafinsa, en 2002, que era otra estafa piramidal más pequeña, el ministerio de Economía y Hacienda incluyó, a través del Grupo Popular, la Disposición Adicional Cuarta en el proyecto de Ley de Instituciones de Inversión Colectiva. Esta reforma hizo que fuese competencia de las autoridades de consumo autonómicas la supervisión de sociedades como Fórum y Afinsa, algo para lo que no estaban preparadas, mientras que la CNMV se quedó sin ninguna responsabilidad en el caso.

Éste no fue el único cambio legal. En 1998 se incluyó en la Ley del Mercado de Valores el artículo 26 bis para someter expresamente la captación de ahorros a la supervisión de alguno de los tres supervisores financieros: Banco de España, CNMV o Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Es decir, alguno de estos organismos tenía que haber vigilado a las filatélicas. Sin embargo, el Gobierno del PSOE lo suprimió en 2005 aprovechando la trasposición de la Directiva de 

 

Los errores con las preferentes

A diferencia de Fórum y Afinsa, las participaciones preferentes se emitieron con el visto bueno del Banco de España y se colocaron entre emisores minoristas con la supervisión de la CNMV.

El problema es que en algunos casos los inversores incurrieron en error esencial, lo que permitiría anular el contrato, porque se vendió un producto financiero complejo a un cliente que desconocía sus riesgos. Incluso algunos empleados colocaron las preferentes entre sus familiares al pensar que eran buenos productos.

Para complicar el problema, el Gobierno tuvo "una actuación muy desafortunada" también en 2003 al permitir llamar a este producto "participación preferente", un adjetivo "engañoso" que indujo a muchos ciudadanos a pensar que era una inversión segura.

"Reconozcamos, no obstante, que cuando se emitieron las participaciones preferentes muy pocos anticiparon la gravedad de la crisis financiera y de solvencia que iban a sufrir muchas cajas de ahorros", afirma Conthe.

La CNMV calcula que sancionará al 58% de los bancos y cajas de ahorros que colocaron preferentes a clientes que desconocían su naturaleza. Entre ellos, analfabetos, ancianos y enfermos de Alzheimer.

Para recuperar su dinero tendrán que demostrar vía tribunales o vía arbitraje que desconocían en que producto financiero invertían. En la mayoría de los casos pensaban que eran depósitos seguros y no un producto similar a las acciones ordinarias, aunque sin derecho a voto.

El resto, aquellos que afrontaban riesgos, han tenido que canjear sus preferentes por acciones. Además, en el caso de la banca nacionalizada, afrontarán una quita de incluso más del 70% del valor de lo invertido para sanear las entidades.

La devolución del dinero invertido en preferentes de cajas y bancos nacionalizados "no exigirá necesariamente inyecciones de capital público adicionales", afirma Conthe. No obstante, está por ver hasta qué punto disminuirán los recursos propios de las entidades tras la devoluciones.

En su opinión, la CNMV podría haber evitado cuando estalló la crisis que bancos y cajas colocasen preferentes entre la clientela minorista, aunque su base legal era "limitada". "Todo parece indicar que en aquella ocasión la CNMV quedó 'capturada' por las propias cajas emisoras y por el Banco de España, de donde procedían su presidente y vicepresidente", añade antes de señalar una lección aprendida de esta crisis: "el supervisor de las conductas en los mercados financieros debe ser independiente del supervisor de la solvencia de las entidades financieras".

 

'Intervención chapucera'

Los afectados de Fórum y Afinsa consideran "magnífico" que los de las preferentes recuperen sus ahorros. Sin embargo, denuncian un "agravio comparativo" porque la CNMV consideró 'chiringuitos financieros' a estas sociedades en 1999 y el Banco de España no intervino.

Siete años después, las víctimas de la estafa reclaman una solución definitiva con la que recuperar "al menos" parte de lo perdido. "Sólo pedimos una solución, aunque sabemos que es imposible recuperar todo y hay prioridades más importantes estando como está la cosa", afirma el presidente de la Asociación Perjudicados Fórum Madrid, José Javier López de Castro, en referencia a la crisis.

"Queremos que se agilicen los juicios y la liquidación de las empresas, aunque hay pocas esperanzas de que se reconsidere sociedades financieras a Fórum y Afinsa", añade sobre un paso que podría ser importante para reconocer la responsabilidad supervisora del Estado.

Esta plataforma tacha de "chapucera" la intervención de Fórum y Afinsa y reitera que las pérdidas hubiesen sido menores de cerrarse "poco a poco".

Opinión que no comparte Conthe. "¿Alguien consideraría culpable de un tumor al médico que lo diagnostica y ordena que se opere de inmediato", se pregunta antes de incidir en que en este caso "la Agencia Tributaria, la Secretaría de Estado de Hacienda y la Fiscalía fueron los médicos" que diagnosticaron el fraude, aunque fuese demasiado tarde para evitar sus secuelas.

 

Sin soluciones a corto plazo

Los afectados recuerdan que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, prometió solucionar este problema. Sin embargo, "todo se ha quedado en nada".

"Solución política ¡Ya!. Sí se puede... pero no se quiere", es el lema de la manifestación convocada en el séptimo aniversario de la intervención. En este tiempo se ha abordado el problema en 385 ocasiones en el Parlamento, incluyendo proyectos de Ley y planteamientos para crear un fondo de compensación. "Toda esta actividad no ha dado lugar a ninguna solución efectiva para los afectados", denuncia Adicae.

El Gobierno abrió en 2007 una línea ICO de 500 millones a cinco años para facilitar préstamos a interés cero a los afectados de Fórum y Afinsa. Sin embargo, al no hallarse ninguna solución, ha sido prorrogada dos años más y esta vez incluye el pago de intereses.

"Hay entidades que se niegan a concederlo", afirma López de Castro. "Y hay afectados que no pueden devolver el préstamo que pidieron porque todavía no han recuperado sus ahorros. Están forzados a pedir otro crédito y pagar intereses para no ser embargados", advierte.

Los afectados calculan que tardarán al menos un par de años más en liquidar Fórum y Afinsa, un problema que se podría haber evitado si "los poderes públicos garantizarán la defensa de los consumidores y usuarios.

Por cierto, el siguiente artículo de la Constitución, el 51.2, recoge un principio rector que hubiera evitado muchos quebraderos de cabeza en esta crisis: "Los poderes públicos promoverán la información y la educación de los consumidores y usuarios, fomentarán sus organizaciones y oirán a éstas en las cuestiones que puedan afectar a aquéllos, en los términos que la ley establezca".

 

Puede leer más sobre el caso Fórum y Afinsa en el blog:

'El sueño de Jardiel', de Manuel Conthe. Entre otras entradas 'Reflexiones sobre Fórum y Afinsa' y 'Hay que ir con notario al Corte Inglés'. También en el libro 'Fórum Afinsa. Sellos, estafas, dinero negro y 400.000 ilusiones rotas', de Cristina Caballero.